Biografía

Joaquín Brotóns Peñasco nació el 16 de Febrero de 1952, en el nº 6 ( actualmente nº 14) de la céntrica y popular calle Real de Valdepeñas (Castilla-La Mancha). Spain. (calle, que también era conocida con los nombres de Sebastian Bermejo o antiguo Camino Real),  en el seno de una conocida y acomodada familia de bodegueros y comerciantes, dedicada a la elaboración, crianza, embotellado y exportación de vinos, entre otras actividades, como la agricultura y explotación de viñas y la venta y comercialización al por mayor y a gran escala de productos hortofrutícolas, pescados frescos, salazones y conservas, bajo la razón social de: “Matías Brotóns, Hermanos y Compañía, SRC”, creada, en 1944 por don Joaquín Brotóns Fenoll- abuelo del poeta-, junto a sus hijos varones: Matías, Joaquín y Francisco-padre del literato J. B. P. , aunque el que comenzó el negocio de vinos fue su abuelo antes citado, al fundar en 1920, en Valdepeñas, la bodega: “Santa Pola”,  donde el padre del vate J.B.P, don Francisco Brotóns Gonzálvez elaboraba los vinos blancos y tintos, que tanto gustaban al ilustre médico y escritor don Gregorio Marañón (fue cliente de las: “Bodegas Brotóns” durante toda su vida, continuando, tras su fallecimiento, su viuda doña Dolores Moya).

Marañón,  que tenía su tertulia en la mítica taberna madrileña de: “Antonio Sánchez” (fundada en 1830 y todavía abierta), donde compartía el vino y la amistad con personalidades como los escritores: Pío Baroja, Julio Camba, José María de Cossío; los pintores: Ignacio Zuloaga y Joaquín Sorolla; el escultor:  Juan Cristóbal;  el afamado torero: Juan Belmonte, y el fino escritor y periodista del diario “ABC”, Antonio Díaz-Cañabate, que en su libro: “Historia de una taberna”, publicado por:”Espasa-Calpe, S. A”. (Colección Austral), en su primera edición del año 1947, elogia los vinos que elaboraba el padre del poeta Joaquín Brotóns Peñasco, ya que la bodega familiar abasteció con sus vinos más de 60 años a dicha tasca ilustrada, hasta el cierre definitivo, en 1992 de las Bodegas: “Santa Pola y “Santa Isabel”, propiedad de la familia del escritor J. Brotóns Peñasco. Años después del cierre de la citadas bodegas, el Pleno del Ayuntamiento de Valdepeñas, en sesión de 27 de julio de 2004 acordó rotular una calle con el nombre de: “Bodegas Brotóns”, en homenaje y reconocimiento a una familia dedicada 72 años a la elaboración, crianza, embotellado y exportación de vinos de calidad, en la que trabajaron cuatro generaciones -incluido el poeta- y en cuyo libro de “Firmas de Honor” se pueden ver rubricas y dibujos de grandes  y reputados artistas, escritores y poetas, entre otros, en los que cabe destacar: Gregorio Prieto, Francisco Nieva y Pablo García Baena, que el 18 de mayo de 1985 redactó para su amigo el poeta J.B.P. , el siguiente texto: ” Para Joaquín Brotóns el vino es carne y sangre en Valdepeñas. En los carros pasan en triunfo, entre risas y pámpanos, los jóvenes cuerpos. Y corre el vino en faústico derroche”.

Joaquín Brotóns Peñasco cursó estudios de Comercio  (Academia “Mizar”) y  algunas asignaturas de Primero de Derecho (UNED) y colaboró en las compañías mercantiles: “Matías Brotóns y Hermanos, S.R.C.”, “Matías Brotóns, S.A.” y “Sucesores Hermanos Brotóns, S.L.”. Tras el cierre de las empresas familiares trabajó en el Ayuntamiento de su ciudad natal, como encargado de Archivo, Documentación y Protocolo, pero, especialmente, en el departamento de Prensa y Documentación, donde coordinó la edición del  boletín municipal :”Valdepeñas Informativo”, entre otras actividades. Posteriormente, fue destinado a Cultura, sección  en la que se jubiló, en 2017, como Guía del Museo Municipal de Valdepeñas, que contiene una de las mejores colecciones de Arte Contemporáneo de Castilla-La Mancha, junto a las piezas encontradas en el Yacimiento Ibérico del Cerro de las Cabezas, que fue poblado del siglo VI al III a.C.

En 2014, el Pleno del Excmo.  Ayuntamiento de Valdepeñas, su ciudad natal, a propuesta de la Comisión de Honores y Distinciones, le concede la Medalla de las Letras: “Juan Alcaide”, en reconocimiento a su obra poética, galardón honorífico, sin dotación económica, que le sorprendió y emocionó mucho, ya que no lo esperaba.

Ha publicado los siguientes libros:

Poemas para los muertos (1977).
Las máscaras del desamor (1978).
Amor, deseo y desencanto (1979).
La soledad de la luna (1980).
El espejo de la belleza (1982).
Poemas del amor ambiguo (1983).
La desnudez cómplice de los dioses (1985).
Reencuentro en el sur (1987).
Rosas negras (1998).
Poemas de Joaquín Brotóns (1998).
El vino de Valdepeñas en las tabernas de Madrid (1999 y 2003).
Selección (2002).
Poesía escogida (2002).
Joaquín Brotóns: 25 años de vida-obra(1977-2002), (2002).
Adiós, Muchachos (2005).
Joven Ilicitano (2007).
¿Regresar al Sur? (2007).
Espejo de sombras (2011).
Pasión y Vida (Antología 1977-2017) (2017).

Ha sido incluido en numerosas antologías y parte de su obra está traducida al francés por Francoise González-Rousseaux y al griego por Paris Bantudis.

Asiduo colaborador en los medios de comunicación impresos: Diario 16, Lanza, La Tribuna de Ciudad Real, El Día de Ciudad Real, Canfali, Jaraíz… y en los diarios digitales:  lanzadigital.com, advaldepenas.com,  elecodevaldenas.es , valdered.es y jaraiz.net, entre otros.

Desde 1993 a 2002 dirigió la Galería de Arte  de la emblemática: “Casa el Cojo”, donde expusieron sus obras más de una treintena de artistas de varias comunidades autónomas, pero, particularmente, castellano-manchegos. También ejerce la crítica de arte y literaria en revistas y periódicos especializados.

Su obra ha merecido una creciente atención por parte de críticos y lectores, prueba de ello es el número, 14, monográfico, que la prestigiosa revista literaria castellano-manchega: “El Cardo de Bronce” le dedicó en 1988, en el que colaboraron las más importantes plumas del país, entre otros: Pablo García Baena, Luis García Montero, Carlos Murciano, Vicente Núñez y Luis Antonio de Villena.

Sobre su obra poética se han dictado conferencias y se han escrito estudios, artículos, reseñas y críticas, entre las que cabe destacar las de José Hierro (Premio Cervantes), Pablo García Baena (Premio Príncipe de Asturias de las Letras y Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana), Francisco Nieva (Académico de la Lengua Española y Premio  Príncipe de Asturias), Carlos Murciano (Premio Nacional de Literatura), Vicente Núñez (Premio de la Crítica), Luis García Montero (Premio Nacional de Literatura y Premio de la Crítica),  Leopoldo de Luis (Premio Nacional de las Letras Españolas) y Luis Antonio de Villena (Premio de la Crítica), entre otros prestigiosos críticos y poetas, que elogian su personalísima voz y su sinceridad y valentía al tratar el amor homosexual, el amor griego, en unos años, en los que todavía se podía aplicar  a los homosexuales la famosa:”Ley de Peligrosidad Social”, incluso por hacer apología de dicha tendencia sexual, ya que  se podía considerar :”Escándalo Público”; ley aprobada por el régimen franquista, el 5 de agosto de 1970, “que incluía hasta 5 años  de internamiento en cárceles o manicomios para los homosexuales y demás individuos considerados peligrosos sociales”, y que estuvo vigente hasta 1995 que se derogó, bien entrada ya la democracia…, aunque a partir de 1982, tras  ganar las elecciones el PSOE y acceder al Gobierno de España, dejó de aplicarse la citada ley, que sustituía a la de: “Vagos y Maleantes”, creada por el gobierno de la II República de España, que no incluía a los homosexuales, pero que fue modificada por el régimen del dictador Francisco Franco, el 15 de junio de 1954, para incluir la represión de los homosexuales.

Anuncios